Lunares y manchas, enemigos silenciosos.

Generalmente no prestamos atención a esos lunares y manchas que con el paso de los años, la exposición solar y la predisposición genética van cambiando o apareciendo en nuestra piel.

Cada uno debe observar personalmente sus lunares y manchas en forma periódica con ayuda de espejos y consultando regularmente al dermatólogo para descubrir cuando representan un riesgo para nuestra salud.

En el autoexamen de lunares es útil aplicar la técnica clásica del ABCD-E, donde deberá evaluarse la asimetría del lunar (la mitad del lunar es diferente de la otra mitad) los bordes irregulares, difusos o poco definidos, la presencia de más de dos colores o que el color no sea uniforme, el diámetro mayor a 6 mm y la evolución, es decir cualquier cambio en el aspecto a través del tiempo. Mirá cómo hacerte un autoexamen de lunares.

El cáncer de piel es la forma de cáncer más común en el ser humano. Según la Organización Mundial de la Salud, la incidencia de cáncer de piel se ha triplicado en las últimas dos décadas. El melanoma es el más severo por su alta capacidad de desarrollar metástasis y la resistencia a los tratamientos convencionales. La detección temprana es clave para realizar el tratamiento quirúrgico y evitar la diseminación. Una exploración general de lunares y manchas por parte de un dermatólogo entrenado es el método más eficaz para comenzar. No hay necesidad de esperar a que un lunar o mancha cambie su forma, presente coloración rojiza o negra, o presente un tamaño mayor a 6 milímetros, podés anticiparte y realizar un diagnóstico precoz.

El método que utilizamos es el más confiable a nivel mundial denominado microscopía de epiluminiscencia o dermatoscopía. Es una técnica diagnóstica , no invasiva, indolora, que mediante un instrumento óptico, llamado Dermatoscopio, permite examinar en la piel todas aquellas lesiones cutáneas pigmentadas (Lunares, lentigos, queratosis, etc.) y no pigmentadas, sospechosas de cáncer de piel, observando detalles no visibles al ojo humano.

Permite visualizar estructuras por debajo de la superficie cutánea a través de un tipo de iluminación especial, amplificar las imágenes así como tener un registro fotográfico. La dermatoscopía digital nos permitirá realizar el seguimiento correspondiente, evaluando los cambios evolutivos en el tiempo.

Se considera una técnica útil para el diagnóstico precoz de melanoma cutáneo sin incrementar el número de biopsias de lesiones benignas. Es una técnica que no utiliza radiación y no presenta contraindicación para el paciente. Es rápida y eficaz, en menos de una hora examinamos la totalidad de tu piel.

Acercáte a nuestro Centro de Dermatología Clínica y Estética Dr. Matías Bertiche para más información.