Autoexamen de lunares

El autoexamen periódico de la piel con una frecuencia de 3 veces al año es fundamental para el diagnóstico precoz de melanoma, un tipo de cáncer de piel que puede aparecer espontáneamente o sobre un lunar (nevo) que se altera.

Es muy fácil de realizar, frente al espejo deberá observar todas las áreas del cuerpo, incluyendo las manos, los pies y los genitales. Es muy útil la ayuda con un espejo de mano para aquellas áreas alejadas de nuestra vista.

Si durante el mismo,  observa la aparición de un nuevo lunar, de aspecto diferente y de evolución rápida o bien la modificación de un lunar o mancha preexistente, no dude en consultar con su dermatólogo.

La forma de saber si sus lunares son o no sospechosos es siguiendo la regla del ABCDE

  • Asimetría
  • Bordes irregulares.
  • Color: 2 o más tonos(marrones, rojizos, negro o gris), heterogénea.
  • Diametro: mayores a 6 mm.
  • Evolución:  modificaciones  como sangrado, inflamación, enrojecimiento, picazón, endurecimiento o aumento del diámetro.

 

Las lesiones benignas suelen ser simétricas, con bordes regulares, color claro u oscuro pero homogéneo y en general el diámetro es menor a 6 mm.

Factores de riesgo de melanoma cutáneo:

  • Antecedentes de quemaduras solares severas en la infancia.
  • Fototipo bajo: pieles blancas, ojos claros, que se enrojecen frente al sol y se broncean con mucha dificultad o no lo hacen.
  • Presencia de múltiples lunares (+de 50) de forma, tamaño y colores variados.
  • Antecedentes personales o familiares de melanoma
  • Alguno de los criterios alterados de la regla del ABCDE.