Invierno Luminoso

Por: Dr. Matías Bertiche para Clarin Buena Vida

Durante los meses de otoño-invierno la piel se ve expuesta a diferentes agresores. El cambio climático, la exposición al frío, el viento y la nieve -en algunas regiones- en contraste con los ambientes calefaccionados y secos, hacen que la piel reaccione produciendo, principalmente, descamación, sequedad, irritación, tirantez y picazón. Las zonas donde más fácilmente observamos  estos cambios son el rostro (con especial atención en  los labios) las manos,  los pies, codos y rodillas.


Recordemos que la piel, mediante sus receptores térmicos, es la encargada de regular nuestra temperatura corporal para garantizar el correcto funcionamiento de todos los órganos y sistemas del cuerpo. Por ello, resulta fundamental en esta época del año reparar la barrera cutánea, restablecer el manto lipídico y lograr una correcta humectación para evitar que la piel deje de funcionar correctamente.

Las siguientes medidas de cuidado servirán de ayuda para afrontar este invierno reduciendo al mínimo el impacto del clima sobre la piel.

•    Utilización diaria de cremas humectantes. Sobre todo, aquellas que aporten ácidos grasos esenciales para restaurar la barrera lipídica.

•    El uso de protectores para labios con propiedades humectantes y un buen filtro solar, son fundamentales para evitar la sequedad e inflamación (Queilitis).

•    Utilice diariamente protectores solares con un FPS mayor a 30. En esta época la radiación UV es menor pero continúan siendo generadora de estrés oxidativo. En aquellas regiones donde hay  nieve debemos saber que la potencia de la radiación UV se duplica, por lo que los protectores  solares deben ser + 50 y renovar siempre la colocación cada 3 hs.

•    Evitar los ambientes calefaccionados y secos que superen los 24ºC. La temperatura ideal es  aquella  que se sitúa entre los 20 y 22ºC con una humedad cercana al 50%.

•    Evitar las duchas con agua extremadamente caliente. Preferir el uso de agua templada y por un período corto de tiempo.

•    Refuerce la humectación en el resto del cuerpo como las rodillas, los codos, las manos y los pies.

•    Emplear jabones con PH neutro, en lo posible humectantes, cremosos y sin perfumes.

•    Beber 2 a 3 litros de agua por día para contribuir con una correcta hidratación de todo nuestro sistema.

•    Los peelings o exfoliaciones químicas son ideales en esta estación del año. Realizarlos en forma periódica durante el otoño e invierno sirven para renovar las capas superficiales de nuestra piel.

•    Recuerde que durante esta época, al ser la exposición solar mucho menor, son ideales los tratamientos para aclarar las manchas de su piel.

Los pacientes  que poseen una base alérgica,  con tendencia a presentar eccemas, dermatitis atópica así como las pieles con rosácea, son más susceptibles en estos meses. Las medidas de cuidado se deben intensificar aún más.  En estos casos, será el médico dermatólogo quien indique el tratamiento adecuado y específico para estos casos. Existen múltiples formulaciones destinadas para acompañarnos en esta estación.

Son fundamentales los emolientes que contengan ácidos grasos esenciales como Omega 3; también, las cremas descongestivas con malva y manteca de Karité con propiedades reparadoras y calmantes. Los aportes de antioxidantes, fundamentalmente vitamina A, E y C, son antirradicales libres, deteniendo el estrés oxidativo.

Debemos recordar que, a pesar del frío, continuar con nuestro ritmo de vida saludable, realizar ejercicios aeróbicos  y una alimentación sana implican respetar nuestro cuerpo, cuidarlo y lograr la mejor de sus potencialidades.

El doctor Matías Bertiche es asesor de Sisley Paris

 

Medidas antiestrés para el cuidado de tu piel

Botox® para hombres y mujeres