Consejos sobre fotoprotección

La actividad al aire libre es saludable para nuestra mente y nuestro cuerpo.

El sol puede ser muy beneficioso para nuestra salud, colaborando con la síntesis de vitamina D, mejorando la absorción de calcio tan necesario para nuestros huesos, también puede ayudarnos a mejorar procesos cutáneos como la psoriasis o el acné.

Esto se logra con exposiciones mínimas diarias  sin necesidad de broncearnos ni de generar quemaduras solares o enrojecimiento de  la piel.

Debemos tener en cuenta que el bronceado en una piel sana es una respuesta  de autoprotección frente a los rayos ultravioletas.

Las radiaciones ultravioletas B (UVB) son las principales responsables del eritema solar; mientras que las ultravioletas A (UVA) son las causantes de la mayoría de los efectos nocivos a largo plazo.

Tomar sol en exceso sin tener en cuenta los horarios no recomendados, conlleva no solo el riesgo de quemaduras solares sino también, con los años, la aparición de signos de envejecimiento prematuro de la piel (arrugas, manchas solares) elastosis y cáncer de piel.

La correcta elección de un fotoprotector formulado con filtros tanto para UVB como UVA proporcionará una adecuada protección y nos permitirá exponernos sin riesgos.

Existen situaciones especiales donde el uso de protectores solares altos deben utilizarse independientemente de la época del año, tal es el caso de pacientes con enfermedades fotosensibilizantes como el Lupus o las Porfirias así como aquellos que presenten Rosácea o  Melasma. Existen también un lista extensa de medicamentos capaces de reaccionar con los rayor UV, tal es el caso de las tetraciclinas, sulfamidas, retinoides, furosemida y amiodarona entre otros.

Consejos a tener en cuenta:

  • En verano la radiación es más intensa, pero no debemos despreciar la del resto del año.
  • Recuerde que si viaja a lugares de mayor altitud, cada 300 metros aumenta un 4% el poder eritematógeno de las radiaciones UV.
  • La nieve, el agua y la arena reflejan la radiación solar, debiendo sumar su efecto al de los rayos que inciden sobre la piel.
  • Evitar el rango horario entre las 11 y las 16hs.
  • Utilice protectores resistentes al agua si realiza actividades laborales o deportivas al aire libre  que impliquen sudoración.
  • El protector solar siempre deberá ser superior a 30 (FPS 30) como consejo general.
  • Recuerde que los niños no deben broncearse, par lo cual deberán utilizar siempre pantallas o filtros solares en formulaciones pediátricas.
  • Evite el uso de colonias, perfumes o desodorantes:  pueden generar reacciones fotosensibilizantes o manchas en la piel.
  • El protector solar se lo deberá colocar 30 minutos antes de exponerse, sobre la piel limpia y seca.
  • Repita la aplicación cada 3-4hs.
  • Utilice protectores labiales con FPS elevado.
  • No olvide aplicar su protector en las orejas, nuca, dorso de manos y pies.
  • Utilice gorro y remeras claras cuando realice actividad al aire libre.  Proteja sus ojos con lentes que tengan filtros 100% UV.